“Barú: sazón, ritmo y creación”

La isla de Barú se encuentra ubicada a menos de una hora de la ciudad Cartagena, Bolívar. Este lugar ha logrado conservar tradiciones ancestrales manifiestas en el patrimonio inmaterial, sin embargo, actualmente la neocolonización presente en los últimos 30 años ha generado complejas interfluencias ponen en peligro sus valores culturales, al igual que su patrimonio material e inmaterial. Por esta razón se han generado rupturas en los imaginarios de las diferentes generaciones, que impiden una comunicación y reconocimiento de la comunidad hacia ellos mismos y hacia su propia cultura.Teniendo en cuenta estas dificultades se diseñaron estrategias para la realización del proyecto “Barú: Sazón, ritmo y creación”, cuyo objeto es el fortalecimiento de la identidad cultural de la Isla, a través de laboratorio experienciales etno-culturales, justificados desde la ancestralidad – modernidad; la memoria – creación; con el fin de restablecer y reforzar esas conexiones a través de un ejercicio transversal que de espacio a la construcción y deconstrucción en torno a los imaginarios colectivos, para finalmente desde allí poder fortalecer su identidad como individuo y como comunidad.

El proyecto, financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo y apoyado por la Corporación Sonidos de la Tierra y la Fundación Leo Espinosa – FUNLEO, se caracteriza por realizarse en 3 comunidades de la isla: los corregimientos de Barú y Santa Ana, y el caserío Ararca, y por contar con el apoyo de 6 áreas interdisciplinares: Danza, Música, Oraliteratura, Memoria y Patrimonio Diseño, y Gastronomía. De esta forma se han venido realizando, por dos años, 2 fases compuestas por 8 laboratorios creativos, metodología que tiene como fin fomentar la creatividad, la experimentación artística, al igual que la inserción en los entornos productivos del territorio.

Fase I

Durante el tiempo de ejecución del Proyecto, Barú: Sazón, Ritmo y Sabor, FUNLEO desarrolló cuatro LABORATORIOS-CREATIVOS experienciales que contribuyeron a la creación de espacios que permitieron establecer vínculos entre la creatividad y la formación, mediante la investigación conjunta, el trabajo participativo, la construcción participa mediante procesos orientados a la transformación de la realidad y a la reflexión.

Los participantes de las comunidades de Ararca, Santa Ana y Barú lograron integrarse desde las prácticas gastronómicas locales. Esto, no sólo se evidenció entre miembros de la misma comunidad, quienes afirmaron se fortaleció el compañerismo y las ganas de trabajar en equipo, sino también entre los tres corregimientos durante la realización del último laboratorio.

La construcción de LABORATORIOS CREATIVOS se llevó a cabo dentro de un enfoque etno-gastronómico con el objetivo de incentivar un mejor desarrollo de la culinaria local, el aprovechamiento de los recursos disponibles y la implementación de herramientas creativas teniendo como eje los componentes culturales de la Isla. La sensibilización y concientización acerca de la importancia del uso gastronómico creativo, logró a su vez iniciar un proceso de reivindicación de la población con ingredientes autóctonos y métodos ancestrales de preparación. De la misma manera, la sensibilización a la comunidad ante problemáticas ambientales, sobretodo en temas relacionados con el uso de especies biológicas en vía de extinción y tallas mínimas de consumo de peces y mariscos, tuvo lugar como elemento de los laboratorios a lo largo de todo el proceso. El compromiso por mantener la dinámica de sólo usos naturales y locales, más el incentivo a la reutilización y el poco uso de materiales nocivos para el medio ambiente consideramos empezó a impactar dentro de los participantes a los laboratorios quienes empiezan a entender la importancia de estas prácticas para el bienestar comunitario.

La idea central de los primeros laboratorios, se basó en el intercambio de técnicas y preparaciones en una actividad recíproca, con el objetivo de preparar en conjunto rectas culinaria con las cuales los participantes se sintieran identificados culturalmente. Por medio de un trabajo de doble vía en donde los participantes manifestaron sus intereses y expectativas con respecto a los contenidos de los laboratorios, nos permitimos conocer la conformación del grupo teniendo en cuenta sus intereses y proyecciones.

Una primera sesión con cada uno de los grupos, orientada a descubrir cuáles eran sus expectativas, debilidades y fortalezas, nos permitió abordar con antelación temas a tratar en los siguientes encuentros. En primera instancia vimos como las preferencias gastronómicas de los participantes estaban orientadas sobretodo al aprendizaje de métodos de cocción y preparaciones europeizadas y en la utilización de productos industriales como saborizantes y colorantes artificiales.

La asignación de trabajos individuales y grupales en los periodos entre laboratorios, permitió conocer la base de su alimentación actual mediante formatos de entrevista e investigación comunitaria. Los resultados arrojaron la preponderancia del pescado como alimento base, así como el arroz. De igual forma evidenció la preferencia de carne de ave, res y cerdo al momento de proponer preparaciones a ser realizadas por ellos mismos en los laboratorios, al igual que en sus propias casas en particular en ocasiones especiales, a pesar que no son las más accesibles e términos económicos y geográficos. Contrariamente a lo que podría pensarse, siendo comunidades costeras y teniendo la pesca como actividad primaria y sustento básico, los mariscos no son los alimentos más consumidos por la mayoría de la población. Esto, se debe principalmente a que todo la pesca se destina al turismo y a las familias de pescadores.

Fase II

La segunda fase, realizada durante 2014 buscó desarrollar de forma dinámica la interdisciplinaridad entre los artistas participantes y las otras áreas, teniendo la posibilidad de entender lo que significa un diálogo de las artes. El objetivo de esta fase es observar al otro, entender e investigar lo colectivo. FUNLEO realizó la construcción de Laboratorio Creativos dentro del marco de un enfoque etno-gastronómico en conjunto con las demás áreas del proyecto, con el fin de incentivar un mejor desarrollo de la gastronomía local. De esta forma se buscó la sensibilización y concientización de las comunidades acerca de la importancia del uso gastronómico creativo, teniendo así un acercamiento a los métodos de cocción y de preparación de alimentos ancestrales, utilizados por las comunidades de la Isla, con el fin de elaborar productos de fácil comercialización que impulse la economía de la comunidad.

En esta fase se abrieron dos sub-áreas, el componente de agricultura que tiene como objetivo habilitar espacios agroecológicos de la mano del área del Diseño con el fin de que los participantes tengan la oportunidad de cultivar alimentos locales en sus tierras. El otro componente es el de nutrición, este busca incentivar los buenos hábitos alimenticios de los habitantes por medio de los alimentos que consiguen con facilidad en la Isla.

Fase III

La Fase III se estima iniciará el primer semestre de 2016.

Para ver un video haz click aquí: https://vimeo.com/98371738

Líneas Estratégicas de Acción

  • Apoyar procesos agrícolas dentro del marco de la seguridad y la soberanía alimentaria.
  • Visibilizar y promocionar el consumo y el uso de alimentos provenientes de la producción local.
  • Formar y capacitar en gastronomía, buenas prácticas y nutrición.
  • Promocionar la gastronomía colombiana a nivel nacional e internacional.